Sillia de comer para bebés

4 Artículo(s)

por página

4 Artículo(s)

por página

Silla de comer para bebé

Cuando el bebé cumple seis meses aparece en nuestras vidas la palabra “papilla” y con ella la necesidad de conseguir la sillita de comer.

Hay diferentes modelos y pueden elegirse de acuerdo a las necesidades y preferencias de la familia.

Al momento de elegirla se recomienda considerar algunos aspectos:

Seguridad. Es el primer aspecto que hay que observar. Es fundamental que posea un arnés o cinturón de seguridad para que el niño esté sujeto y no se resbale ni se deslice fuera de ella. Las patas deben estar bien separadas una de otra para brindarle mayor estabilidad. La estructura debe ser estable y liviana y no deben faltar antideslizantes en la base. La estructura no debe tener ningún borde filoso ni sobresaliente; ni accesorios u objetos pequeños que cuelguen.

Limpieza. En el momento de la comida, los bebés ensucian el espacio al experimentar mientras aprenden a comer. Por eso la silla de comer debe estar hecha con un material que sea lavable o que se limpie fácilmente. Dado que se utilizan hasta los dos o tres años o hasta que el niño deja de sentirse cómodo en ella, hay que observar en las especificaciones el peso límite para conocer aproximadamente por cuánto tiempo puede usarla el bebé.

Sillas de pie clásicas. Son la opción más tradicional. Generalmente poseen una bandeja y pueden plegarse. Algunos modelos, además de tener bandeja y ser plegables, poseen alturas regulables que facilita su adaptación al crecimiento del niño.

Otras, tienen el asiento rebatible y con distintas alturas que puede emplearse con huevito, con adaptador para el momento de la comida y posteriormente como una silla común.

Sillas de pie modernas. De líneas más actuales y vanguardistas, estos modelos de sillitas son creados como objetos de diseño para el hogar.

Adaptadores o boosters. Permiten colocar la sillita donde se prefiera y dado que no precisan tanto espacio como una silla clásica, son ideales para ambientes pequeños. También son fáciles de trasladar. Al elegir este tipo de adaptadores hay que tener en cuenta las características de la silla en la que se va a colocar para que sean compatibles y permitan la correcta instalación del booster.