Butacas para bebés

6 Artículo(s)

por página

6 Artículo(s)

por página

Butacas para bebés; huevitos y sillitas para el auto

Trasladar a los bebés y niños con seguridad en automóviles, es una necesidad y también una norma legal. En el momento de adquirir una butaca para bebés, es preciso observar diferentes aspectos.

Las normas de seguridad están dadas por la homologación que se otorga a las butacas que superan una cadena de pruebas de impacto simulando choques.

Al elegir la butaca para bebés, los datos a tener en cuenta son:

Peso y posiciones.

  • Hasta que peso y en que posiciones puede emplearse de espalda
  • Desde que peso y en que posiciones puede utilizarse hacia adelante

Estos datos se encuentran en los instructivos adhesivos ubicados en el lateral de la butaca y están relacionados con la prevención, pues cuánto más tiempo puedan utilizar una butaca de espalda al conductor, más seguridad hay. En esta posición, ante un choque, el impacto se distribuye en toda la columna del bebe; por el contrario, cuando mira hacia adelante se concentra mucho más en el cuello. Por eso, se aconseja usar la butaca de espalda al conductor hasta que el niño pesa los dieciocho kilos.

Fijaciones.

Existen diversos tipos de fijaciones:

  • Tradicional, que se usa con cinturón.
  • Iso Fix. Los anclajes ISOFIX son idóneos para asientos para niños recién nacidos y hasta los dieciocho kilogramos de peso. Los anclajes son rígidos de acople rápido.
  • Latch. Posee tres puntos de anclaje, pero se diferencia del ISOFIX porque los puntos de sujeción inferiores son correas ajustables con ganchos rápidos.

Los sistemas ISOFIX y Latch, tienen, además, una parte de anclaje superior -a través de una cinta adicional que se sujeta a la parte trasera del auto o del asiento- o inferior -una pata que se afirma en el piso del automóvil.

Vida útil de la butaca

Las butacas para bebés se encuentran clasificadas para cuatro grupos según el peso para las que está aprobado su uso:

  • Grupo 0: Recién nacidos hasta nueve kilos.
  • Grupo 1: nueve a dieciocho kilos.
  • Grupo 2: Quince a veinticinco kilos.
  • Grupo 3: Veintidós a treinta y seis kilos.
    • Para determinar si la butaca es adecuada, un dato muy importante es que no sólo hay que considerar el peso, sino la altura del niño. Así, si el niño supera en altura el apoyacabeza la butaca no debe utilizarse.

      Confort de la butaca

      Este aspecto de las butacas está relacionado con los materiales y las funciones que cumple. En este sentido se recomienda que:

      • Las telas sean antitranspirantes y eviten el deslizamiento del bebé porque lo incomoda.
      • El apoyacabeza sea regulable en altura y posea diferentes posiciones.
      • Tenga reductores que adecuan el espacio para un bebé recién nacido, y que puedan quitarse para darle amplitud a medida que el niño crece.
      • Posea diferentes posiciones de reclinado.
      • Si posee cinturón de ajuste, que sea simple su uso y la butaca quede firme.